Berenjenas al horno

Ingredientes:


  • Dos berenjenas.
  • Un bote de tomate natural triturado.
  • Queso rallado.
  • Orégano.
  • Aceite.
  • Sal.
 
  
   
En esta ocasión, comenzando cortando las berenjenas en rodajas para que se quite la parte amarga. Al partirlas y sumergirlas en agua aproximadamente durante media hora, las berenjenas pierden su toque amargo y se convierten en los ingredientes suaves y jugosos que conocemos. Es cierto que hay quienes se saltan este paso y simplemente las lavan bien a continuación, pero lo recomendable para que salga una receta redonda es prepararlas así. Igual que en la receta anterior, precalentamos mientras tanto el horno a 180 grados.

Una vez transcurrida la media hora, sacamos las berenjenas del agua, las lavamos y las dejamos secar sobre un plato o fuente con papel absorbente en la parte inferior. Recuerda evitar que se te quede papel pegado a las berenjenas. Cuanto más frescas están menos te costará quitarlo. ¡Vigila!
Con un pincel grueso, untamos las berenjenas en aceite de oliva y añadimos un poquito de sal (recuerda que son saladas de por sí, ¡no te pases!). Forramos la bandeja del horno con papel vegetal para cocinar y colocamos las berenjenas.

A continuació, volcamos poco a poco el bote de tomate natural sobre ellas.  La cantidad de tomate es al gusto, por lo que puedes echarle solo un poco o vaciar el bote completo, ¡tú eliges! Añadimos por encima especias (la pimienta, la albahaca y el orégano son las más recomendadas) y espolvoreamos una capa generosa de queso rallado por encima.

Las metemos en el horno y las dejamos hornear durante unos 20 minutos. Transcurrido ese tiempo, ¡voilá! Ya tenemos nuestras berenjenas al horno con tomate y queso. Un plato sencillamente exquisito, muy barato, fácil de preparar y con un poder nutricional increíble. ¡Pruébalo y nos cuentas!
.

Fuente:  tastemade

No hay comentarios:

Publicar un comentario