Croquetas veganas de setas

Ingredientes :

150 gramos de champiñones, yo los cogí en láminas
100 gramos de setas tipo orejones 
9 cebollitas pequeñas tipo cebolla canaria. (1 o 1 y media de la normal)
2 tazas de leche de soja sin azúcar.
4 cucharadas rasas de harina de trigo.
Pan rallado mezclado con ajo y perejil 
Pimienta negra 
Nuez moscada
Herbamare o sal 
Aceite de oliva





Preparación:

Lo primero que haremos será lavar y picar bien finitos los champiñones, los orejones y las cebollitas.

Luego, cogeremos una sartén grande, luego veremos por qué. Vamos a engrasar la base de una sartén con un chorrito de aceite de oliva y sofreír todos los ingredientes. Vamos a especiarlo con un poquito de pimienta negra y herbamare o sal. Dejamos la sartén a fuego medio y removemos de vez en cuando para que no se pegue. Cuando ya esté doradito, lo retiramos del fuego y lo dejamos reposar en la sartén.


Ahora toca hacer la bechamel para la masa: en una olla de tamaño medio mezclamos en frío dos tazas de leche de soja sin azúcar y las cuatro cucharadas soperas (rasas) de harina. Mezclamos bien (a mi me gusta hacerlo con unas varillas) y cuando ya esté sin grumos, encendemos el fuego medio-alto y lo llevamos a ebullición, removiendo continuamente.


Ahora toca añadir una pizca de sal o herbamare, un chorro largo de aceite de oliva y una buena porción de nuez moscada en polvo.
Cuando empiece a espesar, dejamos de remover por unos segundos. A los pocos segundos empezarán a crearse pompas de aire dentro de la bechamel, por entrar en ebullición. En ese momento volvemos a remover activamente hasta que esté bastante espesa, como si fuera una crema.


En este instante ponemos a fuego medio-alto la sartén con el sofrito y volcamos ahí dentro toda la bechamel. Mezclamos muy muy bien, para que la bechamel se complemente con el sofrito, y cuando ya esté definitivamente espesa la crema, apagamos el fuego.


Aún caliente, lo volcamos en una fuente planita y lo dejamos reposar hasta que entre en temperatura ambiente. Cuando ya no esté caliente, lo metemos en la nevera durante al menos 20 minutos. Esto nos ayudará a que la masa espese y sea más fácil manejarla. Cuanto más ratito la dejes, mejor.


Ya habiendo retirado la masa de la nevera, intenta mantener la tentación de comértela a cucharadas. ¡Merece la pena esperar! De momento toca preparar un platito hondo con una montaña de pan rallado.


Con la ayuda de dos cucharas soperas, vamos a ir cogiendo masa y haciendo forma cilíndrica de las croquetas.


Luego, la soltamos sobre el pan rallado y le damos varias vueltas. Es importante darle vueltas sobre el pan rallado y apretarlas bien con tus manos mientras le das forma. Esto hará que no se hagan quebradizas y queden bien compactas.


Repite este proceso con toda la masa, te saldrán unas 25 croquetas veganas de tamaño medio.
Para cocinarlas, yo te recomiendo que las hagas a la sartén con poco aceite, utilizar  demasiado hará que sean más grasientas y menos sanas, y eso no es lo que queremos, porque si lo haces como yo te explico verás que no es necesario :-) :


Pon una sartén pequeña a calentar con un chorro de aceite largo que engrase bien la base. No te pases, ¡no queremos una balsa de aceite! Sólo es para que no se peguen.
Deja que el aceite caliente muy bien, pero sin que se queme. Luego, sueltalas en la sartén y dale vueltas rápidamente. Puedes agitar la sartén ligeramente para ayudar a que no se peguen. Deja que se doren por todos los costados y retíralas del calor.


Verás que así quedan crujientitas por fuera y súper cremosas por dentro.

Fuente: Recetas Veganas

No hay comentarios:

Publicar un comentario