Rosquillas caseras

Ingredientes :

♥  220-240 g de harina de trigo, 
♥  45 g de azúcar (3 cucharadas soperas), 
♥  5 g de impulsor químico o una cucharadita (tipo levadura Royal), 
♥  30 g de leche (2 cucharadas soperas), 
♥  15 g de licor de anís (1 cucharada sopera), 
♥  30 g de huevo (1/2 huevo "M"), 
♥  45 g de mantequilla (a temperatura ambiente), 
♥  aceite de girasol para freír y 
♥  azúcar para rebozar.


Preparación:

Mezclamos la harina con el azúcar y el impulsor químico. Colocamos la mezcla sobre una superficie de trabajo limpia y hacemos un hueco en el centro, a modo de volcán. En el hueco ponemos la leche, el anís, el huevo (previamente batido) y la mantequilla.

Trabajamos los ingredientes líquidos con las yemas de los dedos, haciendo movimientos circulares y procurando integrar la harina poco a poco. Podemos ir integrando harina a los ingredientes líquidos con la otra mano, poco a poco, para que la masa vaya tomando cuerpo lentamente. Cuando todos los ingredientes estén integrados, amasamos durante un par de minutos para homogeneizar bien.

Debemos obtener una masa ligeramente pegajosa, pero manejable. Envolvemos en papel film transparente y dejamos reposar en la nevera durante 30 minutos. Es importante no pasarnos con la cantidad de harina para que las rosquillas queden tiernas. Por ello, cuanto más pegajosa podamos dejarla, mejor. Tened en cuenta que, con el reposo, la masa perderá "pegajosidad".

Transcurrido el tiempo de reposo, tomamos porciones de la masa, estiramos en forma de cordón y Unimos los extremos, presionando para que no se abran al freír. Calentamos abundante aceite en un cacito o sartén y, a fuego medio, freímos las rosquillas. Volteamos cuando la parte inferior esté dorada. Retiramos y dejamos escurrir sobre papel absorbente. Rebozamos en azúcar y servimos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario