Albóndigas de brócoli y quinoa


Ingredientes :

para las albóndigas:
    - un brócoli
    - un vaso de quinoa
    - un vaso de avena en copos
    - una taza de pan rallado
    - una cebolleta
    - medio pimiento rojo
    - 2 zanahorias
    - 2 dientes de ajo
    - 2 cucharadas de levadura de
    Cerveza
    - sal
    - pimienta
    - 2 cucharadas de semillas de lino
    - agua y aceite de oliva
   

para la salsa:
    - 2 tomates maduros grandes
    - una cebolla mediana
    - medio pimiento rojo
    - medio vaso de leche de coco
    - 2 cucharaditas de curry
    - sal
    para el acompañamiento:
    - yuca
    - cúrcuma
    - sal
    - orégano



Preparación:

Para la salsa picamos la cebolla y el pimiento y los ponemos a dorar un poquito en la sartén con un poco de aceite y un poquito de sal para ayudar a que vayan soltando líquido. Le bajamos al fuego y dejamos que se vayan pochando mientras picamos los tomates. Cuando los tengamos los añadimos a la sartén, con otro poquito de sal y dejamos que se hagan a fuego medio/bajo, removiendo de vez en cuando. Cuando ya esté todo bien pochado lo metemos en un vaso batidor, batimos, lo devolvemos a la sartén y añadimos el vaso de leche de coco y las dos cucharaditas de curry. Corregimos la sal y podéis probar si le queréis echar más curry. Dejamos que se reduzca un poco la salsa mientras revolvemos y la reservamos.

Para empezar con las albóndigas ponemos a cocer el vaso de quinoa (yo primero las tuesto un poco en la olla sin nada y después añado el agua). Lavamos y troceamos el brócoli y lo metemos en la picadora. Lo echamos en un bol. Picamos también la cebolleta, el pimiento, las zanahorias y los dientes de ajo.

Con esta receta probé por primera vez una cosa...... hay quien le echa a las albóndigas "tradicionales" huevo para hacerlas más jugosas. Así que probé a usar las semillas de lino como sustitutas del huevo, para darles más jugosidad y de paso consistencia. Para ello eché en un vaso dos cucharadas de semillas de lino y llené después con agua hasta la mitad. Lo metí en el micro un minuto y lo dejé reposar (las semillas de lino sueltan una especie de gelatina). Pasados 10 min. Más o menos puse la mezcla en un vaso batidor con un chorrito de aceite y lo batí todo bien. Queda una mezcla muy viscosa tipo huevo batido.

Por otra parte cogemos un vaso lleno de copos de avena y lo regamos con agua para meterlo un minuto al micro (podéis echarle caldo de verduras caliente y pasar del micro) y dejamos reposar.

Cuando por fin tengamos todo esto listo cogemos el bol con las verduras picadas y le añadimos la quinoa cocida, la avena, las dos cucharadas de levadura de cerveza, las semillas de lino batidas, un chorrito de aceite y empezamos a amasar. Poco a poco vamos añadiendo el pan rallado. La mezcla irá cogiendo consistencia al mezclarse bien los ingredientes. Si veis que le hace falta podéis echar mano de la harina y echarle una cucharada. Cuando la mezcla sea manejable vamos haciendo bolas medianas y pasándolas por harina y las reservamos. 


Antes de poner a freír las albóndigas podemos dejar preparada la yuca. Así que la pelamos y la cortamos en daditos. La metemos en un bol y le echamos un poco de sal y un poco de cúrcuma.

Ahora toca ponerse a freír albóndigas y yuca. Si veis la foto de los ingredientes hay por ahí un vaso de vino. A veces hago patatas nuevas poniéndolas a dorar enteras en aceite  y cuando ya están bien doraditas retiro la sartén del fuego para que enfríe un poco el aceite y añado medio vaso de vino y medio de caldo de verduras. Lo pongo otra vez al fuego (medio) y dejo que reduzca. Quedan unas patatas riquísimas. 


Volviendo a la receta sólo queda retirar la yuca del aceite y ponerla en papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y echarle un poco de orégano por encima.

Ponemos también en papel absorbente las albóndigas y presentamos junto a la yuca bañándolas en la salsa de tomate al curry. Listo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario