Justicia alimentaria


“Los alimentos son un área de nuestra vida en la que podemos experimentar en forma directa la bondad que recibimos de otros. Es también un área en la que podemos percibir nuestra dependencia del planeta y de la sociedad. Cada vez que nos sentamos a disfrutar de una comida, estamos aceptando un regalo del planeta y de las personas que, en conjunto, proveen nuestro sustento. Cada vez que comemos, probamos un bocado de nuestra dependencia de muchos otros seres y de la propia tierra. Cada comida nos ofrece una muestra de su bondad hacia nosotros. Cada comida llega hasta nuestro plato a través de redes muy largas y complejas que involucran a mucha gente, muchas plantas y muchos animales. [...] Muy extensas cadenas de interacciones conforman sistemas que hacen posible que los alimentos lleguen hasta nosotros, comida tras comida, a lo largo de toda nuestra vida. Por desgracia, muchos de esos sistemas conllevan la explotación de seres humanos, de animales y del medio ambiente. Estemos o no conscientes de tal explotación, nos alimentamos de los subproductos de ella. Nos beneficiamos de esa explotación y, por tanto, tenemos una responsabilidad por el terrible sufrimiento que se causa a los animales para producir nuestros alimentos.”

Su Santidad el XVII Karmapa Ogyen Trinley Dorje The Heart is Noble: Changing the World from the Inside Out, en el capítulo sobre la Justicia Alimentaria, Shambala (en prensa, 2013).

Ensalada de Germinados

Ingredientes:
  • 1 taza de germinado de trigo
  • 1 1/2 taza de zanahoria rallada
  • 1 taza de piña picada
  • 2 manzanas picadas 
  • 1/2 taza de pasitas
  •  1/4 taza de nuez picada
Procedimiento:

Mezclar todo, meter al refrigerador y servir frío..
Fuente: Ayurveda Tibetano

Momos tibetanos de queso y espinacas

Ingredientes:
  • 150 gr. de queso fresco. Si quieres un sabor más pronunciado puedes sustituirlo por feta o queso fresco de cabra
  • 100-120 gr. de espinacas frescas, blanqueadas 1 minuto en agua hirviendo. Después bien escurridas y troceadas
  • 1/2 cebolla pequeña picada
  • 1 cucharadita de pasta de ajo-jengibre
  • 1 chile pequeño verde troceado
  • 1/2 cucharadita de pimienta de Szechuan, tostada en seco 1 minuto y luego molida, lo puedes sustituir por pimienta negra
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cebolleta china troceada


Procedimiento:

Preparación del relleno:

En una sartén con algo de aceite sofríe la cebolla y el chile hasta que este blanda y traslúcida. Añadir la pasta de ajo-jengibre y saltea unos 30 segundos, teniendo cuidado que no se queme.

Añade las espinacas y el queso y sazona con la pimienta de Szechuan, el comino y la sal.  Mezcla bien y desmenuza el queso para que ligue con las espinacas.

Pon las cebolletas y deja otro par de minutos.

Retira y deja enfriar.

Dejar reposar al menos media hora.


Preparación de los momos:

Pon una oblea en una tabla limpia. Dispón una cucharadita de relleno en el centro y pinta los bordes con un poco de agua con maicena. Cierra en forma de “media luna plegada”. Aprieta bien los bordes para que no se abra. Es importante que los dumplings tengan una base estable para poder ponerlos en la sartén. Repite con el resto del relleno y las obleas.

Prepara una sartén grande y antiadherente con unas gotas de aceite  vegetal y ponla a fuego suave. Coloca los dumplings sin que se toquen. Deja que la base se fría ligeramente hasta tostarse y ponerse crujiente, entonces añade agua caliente hasta 1/3 de la altura de los momos. El agua comenzará a chisporrotear, entonces cierra con una tapa antes de que se escape el vapor.

Dejar hervir a fuego medio unos 5 minutos, teniendo cuidado que el agua no se evapore completamente. Cuando ya no quede agua destapa y añade una gota de aceite debajo de cada empanadilla. Deja otro minuto hasta que la base vuelva a estar crujiente.

Sirve sobre una base de salsa de tomate, con la parte tostada hacia arriba..
Fuente: Cocina oriental

Congolai

Ingredientes:
  • 100 g de coco rallado, 
  • 200 g de azúcar glas, 
  • 100 g de clara de huevo (fresca o pasteurizada), 
  • 30 g de harina todo uso

Procedimiento:

Comenzaremos mezclando en una cacerola el azúcar, el coco y las claras, amalgamos con una espátula y ponemos a cocer a fuego medio removiendo con una cuchara de madera. Tendremos al fuego durante 15 minutos, removiendo hasta que la mezcla comience a espesar. Si tenemos un termómetro de cocina, coceremos hasta que la temperatura llegue a 60 grados centígrados.

Separamos del fuego y dejamos entibiar. Precalentamos el horno a 200 grados. Seguidamente vertemos la harina a la mezcla y removemos hasta formar una pasta homogénea.

Formamos los congolais echando la masa en una manga pastelera, haciendo sobre una placa forrada con papel de horno o silpat discos de unos cuatro o cinco centímetros de diámetro y dos de altura, separados unos de otros pues estiran al cocer.

Los metemos en el horno y bajamos la temperatura a 180 grados. Los horneamos durante cinco minutos a esta temperatura, subimos de nuevo la temperatura a 190 grados durante otros cinco minutos y cocemos para que terminen de dorarse.
Fuente: Directo al paladar

Ensalada de quinoa, calabaza asada y granada

Ingredientes:
  • 300 g de calabaza pelada y cortada en dados,
  • 1 cebolla roja, 
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, 
  • 200 g de quinoa, 
  • 2 cucharadas de mezcla de semillas variadas, 
  • 3 cucharadas de cilantro fresco picado, 
  • 1 cucharada de menta fresca picada, 
  • semillas de 1/2 granada, 
  • zumo de 1/2 limón, 
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra, 
  • sal


Procedimiento:

Comenzaremos precalentando el horno a 220 grados. Cortamos la calabaza pelada en dados y la cebolla morada en láminas y las asamos con un poco de sal y una cucharada de aceite de oliva durante 20 minutos.
Por otra parte lavamos la quinoa y la cocemos en agua hirviendo con sal, durante 10 a 15 minutos. La escurrimos y la dejamos drenar totalmente. Combinamos el resto de ingredientes en un bol. Añadimos la quinoa, la calabaza asada y la cebolla, y removemos. Sazonamos y servimos con las hierbas picadas por encima.

Fuente: Listo y Servido

Pimiento gratinado relleno de arroz

Ingredientes:
  • 1 pimiento verde (o el color que más te inspire), 
  • una taza (mug) de arroz basmati cocido, 
  • 1 tomate maduro, media cebolla blanca, 
  • 1 cucharada de mantequilla, 
  • 1 cucharada de aceite de oliva, 
  • 80g de queso Gruyere rallado, 
  • una cucharada de comino, 
  • sal y pimienta negra molida..

Procedimiento:

Vamos a cortar el pimiento en dos de manera horizontal para retirarle todas las semillas y las venas. Picamos el tomate así como la cebolla que freímos por unos 5 minutos en un sartén con la mantequilla y el aceite de oliva. Enseguida agregamos el arroz y revolvemos.

Sazonamos con sal, pimienta al gusto y el comino. Dejamos otros 5 minutos en la lumbre, a fuego lento. Rellenamos cada mitad de pimiento con esta preparación y los recubrimos con el queso rallado. Horneamos, a 180ºC, por unos 30 minutos, hasta que los pimientos estén bien tiernos y el queso gratinado.

Fuente: Listo y Servido

Crema catalana de café

Ingredientes:
  • 750 ml de leche, 
  • 250 ml de café, 
  • 8 yemas de huevo, 
  • 35 ml de maizena, 
  • 100 g de azúcar, 
  • 1 pizca de sal, 
  • 1 vaina de vainilla, 
  • 1 rama de canela, 
  • 1 pizca de nuez moscada, 
  • azúcar extra para quemar, 
  • chocolatinas de café para decorar (opcional).


Procedimiento:

Preparar el café ajustando la intensidad de su aroma al gusto, o usando café descafeinado si se prefiere. Mezclar con la leche en un cazo, añadir la rama de canela y la vaina de vainilla a la que habremos practicado un corte longitudinal. Calentar a fuego medio y retirar antes de que empiece a hervir. Dejar enfriar un poco.

Colocar las yemas de huevo en un cuenco grande y añadir la maizena y el azúcar. Batir con unas varillas hasta que no queden grumos. Retirar la rama de canela y la vainilla y echar la leche con café sobre las yemas, batiendo con las varillas con suavidad. Añadir la pizca de sal y la nuez moscada.

Echar la mezcla de nuevo en un cazo o en una olla, colándolo en un chino para retirar posibles impurezas. Calentar a fuego suave y cocinar removiendo constantemente, sin dejar que llegue a hervir, hasta que espese. Repartir en cuencos, vasitos o cazuelitas, y esperar a que se atempere.

Guardar en la nevera para que se enfríe. Añadir azúcar al gusto y quemar con un soplete o con un quemador para caramelizar la superficie. Decorar con chocolatinas de café, si se desea, y servir.

Fuente: Listo y Servido

Fideos Canuto (Penne) con Espinaca y Nuez

Ingredientes:
  • 2 tazas de caldo de vegetale
  • Tomates en cubos con albahaca, ajo y orégano y sal 
  • 2 tazas de fideos penne de cereales, secos, sin cocinar
  • 2 cucharadas de aceite de oliva y margarina
  • 1 paquete (6 onzas) de hojas de espinaca tipo baby
  • 1/3 de taza de nueces picadas
  • 1/2 taza de queso parmesano, rallado


Procedimiento:

Mezcle el caldo, los tomates sin escurrir, la pasta y la margarina con aceite en una sartén grande. Coloque sobre fuego alto hasta que hierva, revolviendo ocasionalmente. Tape la sartén, reduzca el fuego a medio y cocine durante 15 minutos o hasta que la pasta esté tierna. Revuelva ocasionalmente.

Añada la espinaca y revuelva. Cocine durante 3 a 4 minutos o hasta que la espinaca se ablande ligeramente. Revuelva ocasionalmente. Antes de servir, esparza las nueces y el queso por encima.

Fuente: Listo y Servido

Berenjenas Asadas a la Parmesana

Ingredientes:
  • Spray anti-adherente
  • 1/4 de taza de pan estilo italiano, rallado
  • 1/4 de taza de queso parmesano rallado
  • 1 berenjena grande, pelada si lo prefiere
  • 1/4 de taza de pasta de margarina derretida
  • 1 taza de queso mozzarella rallado, parcialmente descremado
  • Tomates en cubos con albahaca, ajo y orégano


Procedimiento:

Precaliente el horno a 425°F. Rocíe una bandeja para hornear con el spray de cocina; póngalo a un lado. Mezcle el pan rallado con el queso parmesano en un plato llano.

Corte la berenjena en 12 rebanadas de aproximadamente 1/2 pulgada de espesor. Con ayuda de un pincel o brocha, cubra las rebanadas con el Parkay. Empanize ambos lados de las rebanadas en el pan rallado y colóquelas en la bandeja para hornear. Hornee durante 15 minutos o hasta que estén tiernas. Voltee una vez. Cubra las rebanadas con el queso mozzarella de manera uniforme.

Mientras tanto, mezcle los tomates sin escurrir y la salsa en una cacerola pequeña. Llévela a fuego medio a alto hasta que la mezcla hierva. Reduzca el fuego a medio-bajo. Deje hervir durante 10 minutos o hasta que espese ligeramente. Con una cuchara, coloque cantidades iguales de la mezcla de tomates en 4 tazones poco profundos. Coloque tres rebanadas de berenjenas, sobre la salsa, en cada tazón.
Fuente: Listo y Servido

Tarta de Queso Tradicional

Ingredientes:
  • Un yogur natural
  • Un vaso de yogur de nata líquida
  • Un vaso de yogur de leche entera
  • Un vaso de yogur de harina
  • Un vaso y medio de yogur de azúcar
  • 200 gramos de queso cremoso
  • 4 huevos grandes
  • Un sobre de levadura
  • Mermelada, del sabor que prefieras


Procedimiento:

Con esta receta vamos a preparar una estupenda tarta de queso que adornaremos al final con una mermelada por encima para darle sabor y color a la misma. Para comenzar encendemos el horno a 180ºC, con el calor tanto abajo como arriba. Preparamos también el molde donde vayamos a hornear la tarta, para lo que os recomendamos usar un molde redondo desmoldable. Lo engrasamos con mantequilla y un poco de harina por encima, así no se pegará la tarta.

En un recipiente amplio vertemos los huevos, el queso crema, el yogur natural, el azúcar, la leche y la nata, y batimos hasta que se forme una crema. Añadimos después la levadura y la harina previamente tamizadas, poco a poco y sin dejar de remover, ya que así se integran bien sin formar grumos. La dejamos bien fina y esperamos a que el horno alcance la temperatura deseada.

Vertemos la masa de la tarta en el molde y horneamos unos 45-50 minutos. Pasado ese tiempo comprobamos que esté bien hecha por dentro pinchando con un cuchillo. Si aún no está bien hecha, la dejamos unos minutos más. Si el cuchillo sale limpio, y ya está dorada por fuera, apaga el horno, abre la puerta y déjala enfriara temperatura ambiente.

Cuando la tarta de enfríe del todo, la desmoldamos y ponemos en la bandeja donde vayamos a servirla, y adornamos por encima con abundante mermelada, del sabor que más os guste, siendo las mejores de frambuesa o arándanos, que son los sabores más tradicionales y que mejor combinan. Metemos en la nevera y cuando se enfríe del todo, ya podemos servir estar riquísima tarta de queso tradicional.
Fuente: Recetas para postres